sábado, 14 de mayo de 2016

Clausura del Año de la Vida Consagrada, en la Arquidiócesis de San José.

La celebración fue  presidida por Mons. José Rafael Quirós, Arzobispo de San José, quien dijo que todo consagrado es llamado a ser testigo fiel de la radicalidad evangélica.

En la Catedral se reunieron representantes de distintas congregaciones religiosas de la Arquidiócesis de San José, para darle gracias a Dios por la Vocación recibida y por todas las bendiciones especiales que recibidas en este Año de la Vida Consagrada; después de esta celebración Eucarística, todos los religiosos y religiosas fueron  convidados a un ágape fraterno en la Casa Episcopal,  estuvieron presentes las Hnas. Etilma Oviedo, María Isabel Jaimes, Zulay Garita y Patricia.


Damos gracias a Dios por todos los documentos, congresos, canciones,  y tantas actividades que el Es-
píritu  Santo suscitó en todo el mundo a lo largo de este Año de la Vida Consagrada y revitalizó nuestra
Consagración. Que él mismo sea quien nos ayude a  hacer germinar  estos bellos ideales de  una
entrega  más radical a Dios.