lunes, 25 de abril de 2016

VISITA DEL PAPA FRANCISCO A MÉXICO

ENCUENTRO DEL PAPA FRANCISCO CON LA VIDA CONSAGRADA EN MORELIA - MICHOACÁN
Nuestro querido Papa Francisco en México ha mostrado el rostro de una iglesia latinoamericana marcada  por el encuentro fraterno, la esperanza, el valor y la transparencia, como depósito de vida para nuestros pueblos. Ha llamado las cosas por su nombre, diciendo que la fuente de los muchos males que aquejan nuestras sociedades se basa en la pérdida del sentido del bien común y de la conciencia sobre la dignidad humana, que abre la puerta al pecado del egoísmo y sus muchas manifestaciones sociales, llegando a escenarios de corrupción, violencia y muerte. Recordó la necesidad de nunca olvidar las raíces étnicas y culturales, de acordarse de los enfermos y de estar cerca de la familia y de los jóvenes una atención especial, porque ellos son la riqueza de nuestras naciones.

 Refiriéndose a la Virgencita de Guadalupe, el Papa Francisco aseguró, ella nos vuelve a enviar como a Juanito; hoy nuevamente nos vuelve a decir, sé mi embajador/a, sé mi enviado/a a construir tantos y nuevos santuarios, acompañar tantas vidas, consolar tantas lágrimas. “Tan sólo camina por los caminos de tu vecindario, de tu comunidad, de tu parroquia como mi embajador, mi embajadora; levanta santuarios compartiendo la alegría de saber que no estamos solos, que ella va con nosotros. Sé mi embajador, nos dice, dando de comer al hambriento, de beber al sediento, da lugar al necesitado, viste al desnudo y visita al enfermo. Socorre al que está preso, no lo dejes solo, perdona al que te lastimó, consuela al que esta triste, ten paciencia con los demás y, especialmente, pide y ruega a nuestro Dios, y en silencio le decimos lo que nos venga al corazón”.
  

AMOR Y GRATITUD A DIOS Y A LA COMUNIDAD 
POR PERMITIRNOS ESTA MARAVILLOSA EXPERIENCIA